Las ferias de San Juan y el origen de las fiestas de San Fermín

Las ferias de San Juan y el origen de las fiestas de San Fermín

El rey de Navarra Carlos II el Malo, miembro de la dinastía francesa de los Evreux, fue el impulsor de la devoción popular a San Fermín. En 1386 hizo traer una reliquia del Santo desde Amiens, la ciudad de la Picardía francesa donde había sido martirizado el obispo pamplonés, y ordenó su custodia en la iglesia de San Lorenzo de Pamplona.

Doscientos años antes don Pedro de Artajona había hecho lo propio con una primera reliquia que quedó guardada en la Catedral de Pamplona. A partir del año 1399 el rey Carlos III el Noble, el hijo de Carlos II, acordó solemnizar la festividad de San Fermín el 10 de octubre con actos de carácter exclusivamente religioso: vísperas, misa, procesión y comida para los pobres. La devoción popular a San Fermín se materializó en el siglo XV con la actual imagen-relicario del Santo, forrada luego de plata en el siglo XVII.

Por otro lado, Pamplona celebraba el día de San Juan (el 24 de junio) sus ferias -etimológicamente del latín feria, fiesta o solemnidad- para el comercio con paños, pieles, ganado, vinos, salazones, especias, frutas y verduras. Dichas ferias duraban veinte días según una concesión del rey Carlos II el Malo en 1381.

Se dice que el frío y las lluvias motivaron el traslado de la festividad de San Fermín del 10 de octubre al 7 de julio aunque puede que sólo fuera determinante el interés por hacerlas coincidir con estas ferias. El obispo don Bernardo de Rojas Sandoval autorizó dicho cambio en 1590 y permitió además que las fiestas de carácter profano que se asociaban a las ferias (fiestas de toros en la plaza del Castillo, comedias, justas y torneos, espectáculos pirotécnicos…) comenzaran a partir del 6 de julio, víspera del día del Santo. La procesión con la imagen-relicario de San Fermín está documentada desde 1527 y en ella participaban las cuatro parroquias de la ciudad, el Cabildo de la Catedral y el Ayuntamiento o Regimiento con los alguaciles, timbales, clarines y maceros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar